"Handlowalem kobietami" de Antonio Salas, moviliza a la sociedad polaca contra la trata de mujeres

Con el lanzamiento en Polonia del libro "El año que trafiqué con mujeres" del periodista de investigación español, escrito bajo el seudónimo de Antonio Salas, se puso en marcha una campaña social contra el "tráfico de personas en las mujeres."

 

Su principal objetivo es llamar la atención sobre el problema, crear conciencia, así como una llamada para discutir sobre el tercer modelo de crimen organizado más rentable - después de las drogas y el tráfico de armas - en la práctica delictiva del siglo XXI. Apoyan la idea de las acciones personajes polacos tan relevantes como  Alexander Popławska, Sadowska Beata, Chylewska Paulina, Eva Constanza Bulhak, Cieslak Anna, Anna Czartoryska, Młynkova Halina y Popiel Lidia. Su organizador es el editor del libro - ... continúa la lectura

Testimonio de Nadia

El subteniente C., jefe de grupo de la Policía Judicial, me recibió en su despacho amablemente, pero casi me echa a patadas de allí cuando le dije que quería infiltrarme en las mafias del tráfico de mujeres... Y con razón. De su mano llegaría al primer testimonio de una mujer, casi una niña, traficada por las mafias rusas a España. Creo que no hace falta añadir nada a su escalofriante relato, salvo que deseo de todo corazón, a todos y cada uno de los puteros que se follaron a Nadia en los burdeles madrileños, que contraigan todas las enfermedades venéreas posibles...

continúa la lectura

Memorias de un proxeneta

Apreté los dientes para contener las arcadas y cerré los puños con fuerza, estrujando el paquete de cigarrillos, a medio llenar, que tenía en las manos. Sentía un impulso feroz por estampar mi puño contra la mandíbula de mi interlocutor, y fantaseé con la idea de romper contra el canto de la mesa una de las copas, y utilizar el vidrio para rebanar el pescuezo del narcotraficante mexicano con quien me había reunido. En ese instante había perdido el control de mi personaje, y empezaba a sentirme como uno de los delincuentes, mafiosos y traficantes con los que llevaba conviviendo un año. En esta ocasión me había reunido, en un céntrico restaurante madrileño, con Mario Torres para cerrar uno de nuestros negocios; la compra de media docena de niñas, originarias de Chiapas, cuya virginidad sería subastada en mis ficticios burdeles de Marbella y ... continúa la lectura