Inicio

Terrorismo

Artículos

Confesiones de Ilich Ramírez "Carlos, el Chacal"

Confesiones de Ilich Ramírez "Carlos, el Chacal"

Esta semana se inició en Paris un nuevo juicio contra Ilich Ramírez, alias Carlos el Chacal. Se le pide una nueva condena de cadena perpetua por los atentados cometidos en 1982 y 1983 en Paris, que dejaron 11 muertos y más de 100  heridos. Durante mi última investigación me convertí en el webmaster de su página oficial, y pude conversar, durante docenas y docenas de horas, con Carlos el Chacal....

 

 

El 23 de agosto de 2008 era el día escogido por Ilich Ramírez, alias Carlos el Chacal, para establecer el contacto directo conmigo. No más intermediarios.

 

Pocas horas antes, en la madrugada, me habían telefoneado desde Venezuela para advertirme que ya habían hecho llegar a Carlos mi número de teléfono.

 

En marzo de 2007, tras la creación del Comité para la Repatriación de Ilich Ramírez, en Caracas, que yo impulsé, me había convertido en el gestor de la página web oficial del Chacal en internet: www.ilichramirez. blogspot.com, donde publicaba documentos, fotografías y noticias sobre el terrorista más legendario del siglo XX, que me facilitaba su familia o el Comité.  Además había escrito dos libros sobre temas islámicos, me había convertido al Islam y llevaba meses colaborando en medios árabe-venezolanos y revolucionarios, para reforzar mi identidad como Muhammad Abdallah, El Palestino. Un esfuerzo físico y económico que aquel sábado, 23 de agosto, iba a verse recompensado.

Preparé el dispositivo de grabación, que desde aquel día utilizaría todas las semanas, para grabar todas mis conversaciones con Ilich Ramírez, pero estaba demasiado nervioso. Me temblaba el pulso.

Habían transcurrido exactamente un año, ocho meses,  y dos semanas desde aquel 8 de diciembre de 2006, en que había hablado por primera vez con Carlos El Chacal. Aquella mañana me encontraba en Caracas, junto a Vladimir Ramírez, hermano pequeño de Carlos. Dos días antes Hugo Chávez había ganando de nuevo las elecciones presidenciales y todos estaban eufóricos. Yo me encontraba grabando una entrevista con Vladimir cuando, de pronto, su teléfono celular nos interrumpió. Su hermano Ilich le telefoneaba desde la prisión de máxima seguridad de Clairvaux donde se encontraba incomunicado y solo con permiso judicial para llamar a un número telefónico: el de Vladimir. La providencia quiso que yo estuviese a su lado, y mi cámara grabando, cuando Vladimir le dijo que se encontraba con un joven revolucionario de origen palestino al que le gustaría saludarlo. Y Vladimir me pasó su teléfono para que, aquel 8 de diciembre, pudiese hablar directamente, por primera vez, con el terrorista más legendario del siglo XX. Nuestra primera conversación transcurrió en árabe, lo que reforzó mi coartada. Tendría que esperar más de año y medio para que Ilich, recién trasladado a la prisión de La Santé, en Paris, y con permiso para hacer llamadas libremente, como cualquier otro preso, decidiese telefonearme directamente.

Cuando sonó mi móvil, aquel sábado de agosto de 2008, estaba tan nervioso que fui incapaz de activar el sistema de grabación y descolgar el teléfono a la vez, e involuntariamente le corté la llamada al Chacal. Lo volvió a intentar, y se me calló el teléfono, lo intentó de nuevo… Hasta en tres ocasiones mis nervios, mi incompetencia y mi inexperiencia obligaron a Carlos a insistir en su empeño por comunicarse directamente con su webmaster. Solo habían transcurrido dos días desde el fatal accidente del Spanair en la T4 de Barajas, un avión que yo podía haber cogido, y justifiqué mis nervios, ante el Chacal con esa excusa.

 

—Aló.

—¡Oh, Ilich!

—Soy Ilich... (ininteligible) ¿qué tal, hermano?

—Amigo, me tienes que perdonar. Ayer tuve un montón de problemas en

Barajas, en el aeropuerto...

—¿No me digas? Con tu barba, con tu barba seguro...

-No, por el accidente del avión que venía a Canarias… hay mucha policía en  los aeropuertos…

 

Así comenzó aquella primera conversación que duró 39 minutos y 44 segundos. En aquella primera llamada comentamos los envíos postales que le había hecho a la prisión con libros, cigarros habanos, o las fotos recientes que le había hecho a su madre en Venezuela. Carlos estaba agradecido. Hablamos también de los terroristas de todo el mundo que intentaban contactar con El Chacal a través de la web que yo controlaba. La web del Chacal resultó ser una herramienta fantástica para mi infiltración en el terrorismo internacional. Carlos mostró especial interés cuando le dije que, entre otros, había escrito un tal Eduardo Rozsa Flores, vicepresidente entonces de la Comunidad Islámica en Hungria. Chacal me encargó que intermediase entre ambos, ya que el tal Rozsa había sido su hombre de confianza en Hungria durante sus operaciones para el Frente Popular de Liberación de Palestina (FPLP) en Europa. En ese momento yo no podía imaginar que Rozsa Flores, con el que llegué a tener una fluida relación, hasta el punto de ser el autor de la última entrevista que concedió en vida, moriría unos meses más tarde, acribillado a tiros por las unidades antiterroristas bolivianas, mientras, presuntamente, preparaba un atentado contra Evo Morales…

Ilich es un hombre seguro de si mismo. Habla con autoridad militar. El mismo fue quien me sugirió: “«Es bueno que grabaras lo que hablemos nosotros, para no repetir ciertas cosas que no es necesario…», y yo di gracias a Allah por su autorización explícita.

En aquella primera conversación grabada hablamos de mi primer encontronazo con la policía española, al salir de la Mezquita de Tenerife, y de la relación del Chacal con el Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC) y su brazo armado, las Fuerzas Armadas Guanches, fundado por el lanzaroteño Antonio de León Cubillo Ferreira, a principios de los años sesenta. Es posible que ni el mismo Cubillo supiese que, durante su exilio en Argelia, su vecino en un piso franco del FPLP en Argel era el legendario Chacal, que en aquella época también entrenaba en Argelia a los gudaris de ETA que más tarde asesinarían a Carrero Blanco.

En el juicio contra El Chacal que se inició esta semana, declarará como testigo Juan Miguel Goiburu Mendizábal, alias «Goiherri», ex dirigente de ETA Politico Militar. Y esque Ilich Ramírez siempre mantuvo una relación fluida con los terroristas españoles. Especialmente con ETA. Hasta mis conversaciones con Carlos, yo no podía imaginar que él había sido el escogido para cambiar el rumbo de la historia de España en diciembre de 1973: “Ah, claro, yo jugaba un papel fundamental en eso… Este, por la cuestión de Carrero Blanco, querían que yo fuera el que hiciera la cuestión. Es decir, soy yo el que debía haber hecho lo de Carrero Blanco... porque los camaradas vascos no tenían la experiencia. Pidieron ayuda. Entonces estábamos en plena batalla aquí y fue... No podíamos, sencillamente no podíamos pasar unos meses allí para preparar eso, de madre. Y los muchachos que lo hicieron allá los conozco. Conozco a algunos de ellos... Entrené gente de ETA también en el Yemen…”.

Me habló en muchas ocasiones de ETA. Y cuando se producían nuevos coches bomba, como el que explotó en Madrid en febrero de 2009, los comentábamos. “Cuando hay atentados en España a mi me duele. Y soy un tipo duro, he visto mucha violencia…  A pesar de que los camaradas etarras tienen mucho cuidado al elegir los objetivos”. Sin embargo,  Chacal nunca me ocultó su desprecio hacia las nuevas generaciones de etarras: Los de ETA antes eran serios. Ahora se dan por culo…  Antes eran gente muy seria, ahora van a la deriva. Son representantes de la sociedad española corrupta…”. Pese a ello, lo que yo nunca había imaginado, es que algunos de los etarras capturados en Francia, y que coincidieron con Ilich Ramírez en la prisión de La Santé, se habían convertido al Islam: “Tu sabes que hay vascos que se han convertido… Hay un tipo, un militante de esa organización…Bien, uno de ellos se convirtió al Islam.. Si, hace unos años de eso…”.

Carlos presumía de conocer bien la política internacional. En el caso de España no dudaba al calificarme al ex presidente Jose María Aznar de “perro”, “traidor a Franco y traidor a la república”, y cosas aun más fuertes. Atribuye a los servicios secretos españoles y norteamericanos el golpe de estado contra Chávez en 2002.  Paradójicamente, de otros políticos de derecha como Manuel Fraga me decía: “Fraga Iribarne era un patriota, un tipo respetable”. Y es que aunque sea un ícono del comunismo, en varias ocasiones me confesó su empatía por políticos de derechas, e incluso de extrema derecha. Más aún, siempre colaboró con los nazis. Yo he conocido tipos nazis que eran buena gente. Y he conocido comunistas traidores. Yo no dejo de ser comunista pero, coño...  Primero, estás contra el sionismo y estás contra el imperialismo americano. Si estás con eso,  estamos de acuerdo… Mira, mi hermano, nadie me ayudó más, dándome información, que viejos SS, Waffen SS, de Alemania, que controlaban los servicios de policía regional. La policía federal estaba con los americanos, con la OTAN, y la en policía regional, había muchos antiguos Waffen SS... Y esta gente me contactó en Bagdad, en 1978... Un capitán SS que hablaba árabe y alemán perfectamente.. Antiguo oficial del ejército iraquí,  un palestino del ejército iraquí, que en el 41 se alistó con el general Gailani, en Bagdad… Yo soy fulano de tal, caballero, mucho respeto, honor al vencido... pero, le digo, pero yo soy comunista. No, ya sabemos que es comunista, pero te hemos escogido a ti porque hay que ayudar a la guerrilla en Europa. Esa gente es buena gente…”.

“Tenemos derecho a matar israelíes”

Y es que, a pesar de que Carlos el Chacal haya sido un ícono del comunismo, tras su ingreso en el FPLP se convirtió al Islam y adoptó el nombre árabe de Salem Selim Mohamed. En una ocasión, durante el mes de Ramadán en que los musulmanes hacemos ayuno durante todo el día, Carlos me confesó que, como es diabético, el no podía dejar de comer, así que limitaba su penitencia a no fumar sus inseparables habanos durante el Ramadán. Pese a esa flexibilidad religiosa, que probablemente desautorizaría todo imam, en la prisión de La Santé gozaba de gran popularidad entre los presos musulmanes: “Ayer esperamos por el imam y entonces el tipo que estaba allí antes de encargado (ininteligible)... Meca. Y no hay nadie. Y me dicen que me encargue yo (de dirigir la oración). Digo, coño, cómo me voy a encargar yo de eso. Si me encargo yo de eso, tú me vas a ver en los días siguientes en el New York Times…”. Obviamente la autoestima de Carlos goza de buena salud. Y al menos conmigo, siempre defendió las mezquitas, como las iglesias y sinagogas, como terreno sagrado donde, ni los muyahidín podíamos atentar. Pero hay excepciones. “Hay que evitar todo tipo de agresión contra sinagogas y ese tipo de cosas. Los lugares de culto hay que respetarlos. El hecho de que los sionistas masacren a la gente y ataquen las mezquitas no nos autoriza a hacer lo mismo. Tenemos el derecho a matar a los israelíes porque allí no hay civiles. En Israel todo el mundo es militar. Pero las sinagogas no las atacamos. A menos que sean utilizada, como fue el caso de Estambul. Esas dos sinagogas que eran utilizadas por el MOSSAD, eran una cobertura para el MOSSAD, ¿entiendes? Pero eso es excepcional, uno no tiene derecho a atacar los lugares de culto...”

Ilich se refería a los dos coches bomba que el 15 de noviembre de 2003 causaron 30 muertos y 277 heridos en Estambul. Fue la primera vez que Carlos me habló del Frente Islámico de Combatientes del Gran Oriente (IBDA-C), seguidores el místico Salih Mirzabeyoglu,  que cumple cadena perpetua en Turquía y que había coincidido con Ben Laden en Yemen, y con quienes Carlos mantiene todavía una fluida relación. De hecho me puso en contacto con ellos, antes de mi viaje a una reunión internacional de revolucionarios en Suecia, a la que acudí en su nombre. A finales de 2011, y tras cumplir un año de cárcel en Turquía, el representante de este grupo, planea viajar a Madrid para mantener reuniones con simpatizantes de la causa de El Chacal…

No hay víctimas inocentes

Para Carlos no existen las víctimas inocentes en los atentados terroristas, todo lo más daños colaterales. En una ocasión su hermano Vladimir me explicaba: “todos los ciudadanos franceses, estadounidenses, españoles, etcétera, que al votar por ellos permiten que existan gobiernos como el de Aznar, el de Blair o el de Bush, esas personas son culpables de que el mundo esté sometido a la violencia que estamos viviendo hoy en día...”.  Sin embargo, en algunas ocasiones, cuando hablábamos de Palestina o de los bombardeos del Septiembre Negro, llegaba a quebrársele la voz: “Yo presencie cosas del carajo…. No es solo lucha por cuestiones ideológicas, tiene que haber algo emocional. Las vainas que yo he visto contra los palestinos, gente muriéndome en los brazos… Eso es más fuerte que todas las ideologías… Gente inocente… Yo soy buena gente, pero cuando me da rechera…”. “Yo he tenido gente de rodillas que no tenían ni valor de suicidarse, pidiéndome que le diera un tiro en la cabeza, eso me paso a mi…”.

Pero Carlos no le temblaba la voz cuando me confesaba aspectos más comprometedores de su biografía. “Todos los que mataron por Munich no tenían nada que con Munich… y al único que tenía que ver lo mataron unos meses antes… Un cristiano maronita. Lo desconectaron de la maquina. Y al tipo que lo hizo lo mate yo… era un traidor, un árabe…”.

Por el contrario, el Chacal más humano también me sorprendía cuando hablaba de su familia. Especialmente de su madre, Elba Sánchez, a quien me pidió que entrevistase y grabase enviando un mensaje al presidente Hugo Chávez para conseguir más apoyo a su causa. Elba Sánchez todavía se refería a su hijo Ilich como el gordito, “también le decíamos el Toro , porque era fuertote, fornido... Él nunca fue gordo. A Lenin, le decíamos el Negro y a Vladimir el Bebe, porque era el pequeño”.

A sus más de 90 años, los responsables de la situación actual de su hijo el gordito fueron aquellas malas compañías, “los comunistas”, que “lo cogieron” cuando se fue a estudiar a Moscú, por una broma entre Ilich y Lenín, y no porque su padre los enviase intencionadamente a la Universidad Patrice Lumumba, como han sugerido erróneamente todos sus biógrafos.

 

También se emocionaba cuando me hablaba de Elbita, su única hija legítima (aunque tiene varios hijos de relaciones anteriores, e incluso una nieta que hoy sirve en las Fuerzas Armadas Bolivarianas como suboficial). Para la madre de su hija, la terrorista alemana Magdalena Kopp, que vivió algún tiempo en Caracas y que también declarará en el juicio iniciado esta semana, nunca tuvo palabras de resentimiento… o quizás si: “ ...era una muchacha valiente, la que mejor disparaba con la bazoca era ella.. Pobrecita, me da lástima… bebe mucho. Era lindísima, preciosa, ahora esta jodida… Cuando había jefes de estado que le besaban la mano, mi hermano….Lo peor que sabe ella que una palabra mía es cadena perpetua para ella…”.

Ilich Ramírez nunca ha negado los asesinatos que se le atribuyen. Hace unos días reconocía haber participado en más de 100 operaciones armadas Con los medios que tengo en la cárcel me puse a hacer una cuenta aproximada y los muertos no llegan a 2.000. Menos de 10% de inocentes sufrieron por eso”. Pese a ello, y alegando defectos de forma en la detención y extradición de Ilich, mis antiguos compañeros del Comité exigen su liberación, y lo consideran un héroe y, lo que es más peligroso, un modelo a imitar…

 

Antonio Salas

www.antoniosalas.net

Artículo publicado en El Mundo, el domingo 13 de noviembre de 2011

Comentarios

Estaba leyendo tú libro el

Estaba leyendo tú libro el palestino y curiosamente hoy he leído esto en la wikipedia:

Curiosamente, es un hecho que muchas de las familias católicas más tradicionales de Santa Cruz son de origen judío. Algunos rasgos de esta presencia judía aún se mantienen vivos y han influenciado la cultura local. Hasta las primeras décadas del siglo XX, varias familias cruceñas guardaban candelabros de siete ramas y servían platos preparados de manera que recuerda a la cocina kosher.4 Algunas familias antiguas aún acostumbran encender velas los viernes al anochecer, y llorar sentados en el suelo la muerte de sus parientes queridos.3 Después de casi cinco siglos, algunos miembros de estas familias aún reconocen su origen judío, pero practican el catolicismo (en algunos casos con sincretismos judíos).
http://es.wikipedia.org/wiki/Cripto-juda%C3%ADsmo

Y me ha venido en mente el terrorista hungaro-boliviano Rozsa. Como es que un revolucionario quería atentar contra Evo Morales? Y te planteo como eres un experto en esos mundos donde todo son máscaras y secretos. No sería que Rozsa no dejó de ser un crypto-judío infiltrado en los movimientos revolucionarios/musulmanes?? pero siempre dispuesto a hacer "trabajillos" para sus correligionarios.