Inicio

Neonazis

Artículos

Los Illuminati : Historia, evolución y persecuciones

Los Illuminati : Historia, evolución y persecuciones

Mucho se ha escrito sobre Los Illuminati. Cientos de libros y artículos, desde diversos enfoques, han intentado desvelar la historia de esta sociedad masónica fundada en el siglo XVIII. Pero casi nadie hasta ahora ha utilizado el rigor histórico y la seriedad como método de investigación, a la hora de escribir la historia de esta orden iniciática. Nosotros mostramos la historia de Los Illuminati, utilizando el rigor, método de trabajo que debe conducirnos a expresar la verdad definitiva en torno a Los Illuminati.

Adam Weishaupt y Los Illuminati de Baviera

El 1 de mayo de 1776, el catedrático alemán Adam Weishaupt anunció la fundación de Los Illuminati, que empezaron llamándose Orden de los Perfectibilistas. A la primera reunión de la Orden , acudieron cinco personas, pero muy pronto las afiliaciones aumentaron y Los Illuminati abrieron logias en Alemania, Austria, Italia, Hungría, Francia y Suiza. Desde los inicios, las logias de Los Illuminati se nutrieron de destacados nobles, estudiantes y filósofos: Massenhausen ( Ajax ), Merz ( Tiberio ), Xavier Zwach ( Caton ), el duque Luis Ernesto de Saxe-Ghota ( Timoleón ), el príncipe Ferdinando de Brunswick ( Aarón ), el príncipe Karl de Hesse , que financió la Conjura de Los Iguales, Goethe ( Abaris )…

Pero un nuevo adepto, el barón Von Knigge ( Philón ), un protestante de Hannover, de espíritu aventurero y ambicioso, insatisfecho con su afiliación a la francmasonería, fue quien dio un impulso definitivo a la estructura de Los Illuminati, preparando y desarrollando una jerarquía de grados masónicos e iluministas basada en círculos concéntricos. Hasta esa fecha, Weishaupt había tomado el modelo de los jesuitas, que conocía a la perfección por haber cursado sus estudios en la institución jesuita.

Una vez quedó asentada la estructura de la Orden , Weishaupt utilizó dos métodos: la infiltración y la agitación, por su carácter revolucionario, republicano y anticlerical. Él se inició en la logia masónica Teodoro del Buen Consejo de Munich y Los Illuminati, en 1782, en un convenio masónico europeo, intentaron federar bajo su autoridad al conjunto de toda la francmasonería, esfuerzo inútil por la oposición de la Gran Logia de Inglaterra, el Gran Oriente de Francia y Los Iluminados Teósofos de Swedenborg. A raíz del evento, se refundaron los rituales de los tres primeros grados de la francmasonería azul: aprendiz, compañero y maestro, y Los Illuminati establecieron contactos muy útiles para procesos revolucionarios que aún estaban por llegar.

El 22 de junio de 1784, Carlos Teodoro , Elector de Baviera, proclamó la prohibición de Los Illuminati, después de que un correo enviado por la Orden apareciese muerto con documentos que mostraban los planes de una revolución en ciernes, encaminada a liquidar las monarquías europeas y la Iglesia católica. En febrero de 1785, Weishaupt fue destituido de su cátedra de Derecho Canónico, que tan bien había utilizado para atraer a jóvenes estudiantes a sus filas, y huyó de Baviera a Ratisbona. Condenado a muerte en rebeldía, murió plácidamente en Gotha el 18 de noviembre de 1830. Pero, ¿qué ocurrió con Los Illuminati? ¿Y con sus miembros y logias? ¿Y con sus aspiraciones revolucionarias?

Los europeos y los norteamericanos

Los restos de la Orden de Los Illuminati tuvieron dos destinos: Europa y Estados Unidos. Así la implicación de los restos de la Orden en Europa en la Revolución francesa está fuera de toda duda. El conde de Mirabeau introdujo la Orden en Francia y los revolucionarios Saint-Just, Camile Desmoulins , Danton , Herbert y Marat fueron masones y miembros de Los Illuminati. El famoso Conde de Cagliostro , que participó en las tramas del proceso revolucionario francés, creó la Masonería egipcia y fue asesinado en los calabozos de la Inquisición , también había sido iniciado en las logias de Weishaupt. De Cagliostro, también se puede decir que participó en una famosa trama para desacreditar a la monarquía francesa.

Otra cuestión muy diferente es la prolongación de la Orden en tierras norteamericanas. Si es posible asegurar que la Orden de Los Illuminati desapareció de Europa prácticamente en las primeras décadas del siglo XIX, de forma y manera absoluta, resulta inexacto afirmar lo mismo en el caso de Estados Unidos. Existen demasiadas pruebas que permiten afirmar lo contrario: el sello del dólar de Estados Unidos, las órdenes norteamericanas que se declaran hoy herederas de Los Illuminati y una serie de cartas que resultan reveladoras, sobretodo cartas del siglo XIX, que demuestran la presencia de la Orden en Estados Unidos. Es difícil seguir el rastro de la Orden , aunque nosotros, sin embargo, vamos a intentarlo, dentro del rigor histórico por el que hemos apostado.

Estados Unidos, el paraíso iluminista

Los iniciados ingleses en sociedades secretas del siglo XVII lucharon a muerte para que el Nuevo Mundo no cayese en manos de los españoles, que ya se habían apoderado del Caribe, México, California y Sudamérica, imponiendo la Inquisición , saqueando y exterminando culturas y quemando vivos a los herejes y judíos conversos (criptojudíos), como en el famoso caso de la familia Carvajal mexicana que fue quemada viva en su totalidad por cuestiones de credo religioso. El triunfo de los anglosajones aportó un aire de renovación y respeto religioso, apropiado para que los cultos religiosos y las organizaciones iniciáticas que huían de las tiranías europeas encontrasen su lugar bajo el Sol. Los Illuminati no fueron más que otro caso de entre los perseguidos que encontraron un refugio en el Nuevo Mundo.

En 1785, en medio de un ambiente de libertad religiosa, se constituyó la Logia Colombia de la Orden de Los Illuminati en New York, a la cual se afiliaron como Hermanos el gobernador De Witt ; un ancestro de Franklin Delano Roosevelt , Clinton Roosevelt ; Horace Greeley , director del Tribune ; y el mismísimo Jefferson . Aquí, encontramos el embrión de la Orden de Los Illuminati en Estados Unidos, justo un año después de la prohibición en Baviera. Aunque la Orden ha mantenido su presencia en Estados Unidos durante dos siglos y se ubica en el presente en el Rockefeller Center de New York, justo al lado de la estatua de Prometeo que adorna el citado lugar, existen otros senderos labrados por Los Illuminati en Estados Unidos que merecen nuestra atención. Vamos a ello, con la verdad por delante.

En 1832, el general William Huntington Russel l, que estuvo en Alemania un año antes, y Alfonso Taft , más tarde secretario del presidente Grant y padre del presidente William Taft , junto con otras trece personas, fundaron The Order, una orden descendiente de Los Illuminati en su filosofía y rituales. Al año siguiente, se crearon capítulos muy herméticos en el seno de la Orden , que se denominaron Calavera y Huesos (capítulo 322), Pergamino y Llave (capítulo 323)… Calavera y Huesos no es una sociedad secreta como nos hacen creer los conspiranoicos y los extremistas de derechas (neonazis, Ku Klux Klan, integristas religiosos…) que pululan en torno a las publicaciones “esotéricas”. Es un capítulo de The Order. Sobre Pergamino y Llave, puede decirse que su primera logia de doce Hermanos data de 1841 y que posee un refugio en la isla Dern (Dern Island), en la bahía de Alexandria, en la desembocadura del río San Lorenzo, aunque las ceremonias de sus tenidas se circunscriben a la logia del campus universitario de Yale. Apellidos de la talla de Harriman , Rockefeller o Bush , ligados a las finanzas, la política y la CIA de Estados Unidos, han ennoblecido a The Order, aunque sobre ella pesan acusaciones provenientes del extremismo político de derechas referentes a amenazas anónimas en buzones particulares. Aseguran los extremistas de derechas que Bradley Ayres del FBI halló un canario muerto en su buzón como aviso por sus investigaciones sobre la Orden y la familia Bush, el mismo tipo de anónimo que se utilizó para amenazar a Darlene Novinger del FBI que compartía sus secretos con el primero. Una falsedad.

Arribados a las décadas de los setenta y ochenta del siglo XIX, varios francmasones norteamericanos fundaron en Estados Unidos Los Shriners, argumentando que ellos también descendían de Los Illuminati. Ciertamente sería injusto no ver una impronta iluminista en sus rituales paramasónicos, sus revistas “ La Pirámide ” y “Temple Level 191” o en las actuaciones de sus miembros más destacados. El presidente Franklin Delano Roosevelt, cuyo New Deal introdujo el socialismo en el sistema político norteamericano, fue miembro de Los Shriners y ordenó que el dibujo de la pirámide truncada y el ojo que todo lo ve (símbolo de Los Illuminati de Weishaupt) apareciese en el dólar americano. Roosevelt conocía la relación de sus ancestros con la Logia Colombia de la Orden de Los Illuminati, se sentía profundamente unido a su organización paramasónica, tenía contactos con The Order, conocía la Orden de Los Illuminati de New York y se sintió maravillado con los símbolos iluministas y masónicos del nuevo dólar americano. Podríamos decir que el sello de la pirámide, para él y muchos otros, coronó la larga tradición iluminista que se había iniciado con el sueño americano de los primeros Illuminati que arribaron al Nuevo Mundo.

La OTO (Ordo Templi Orientis)

A pesar de lo que pueda parecer por nuestras explicaciones, la prolongación en el tiempo de Los Illuminati no quedó restringida a Estados Unidos, ni al siglo XIX, ni su evolución se zanjó en este momento histórico, aunque los Estados Unidos siempre serían el lugar escogido por los perseguidos de la tradición iluminista.

Entre 1895 y 1900, se puso en marcha la OTO (Ordo Templi Orientis u Orden del Templo del Oriente), fundada por dos francmasones alemanes de alto grado, Karl Kellner y Theodor Reuss . La OTO había nacido de los ritos masónicos de Memphis y Mizraim fundados por el inglés John Yarker , quien tenía estrechos vínculos con el SRIA (Societas Rosicruciana in Anglia) inglés. Yarker autorizó la fundación de una logia alemana del rito masónico egipcio, tras un encuentro con Kellner, Reuss y el doctor Franz Hartmann . La OTO enseñaba doctrina tántrica y enseñanzas rosacruces y masónicas y en breve tiempo se estableció por Europa. En 1912, el célebre mago inglés Aleister Crowley que fundó la Astrum Argentum , creó el culto de Thelema basado en la divisa “Haz lo que quieras, eso debe ser la totalidad de la ley” y trabajó para el servicio secreto inglés durante la Segunda Guerra Mundial, como nuevo responsable de la OTO en Inglaterra, le dijo a Reuss, el cual había hecho lo propio con el servicio secreto alemán, que los rituales de la OTO partían de Los Illuminati. Y Reuss lo reconoció ya que tenía constancia de que la OTO había fusionado sus misterios con la Orden de Los Iluminados de Leopold Engels, una Orden local fundada en 1895. La OTO desde que Crowley accedió a la jefatura en los años veinte, tuvo en su interior a la Ordo Illuminatorum (Orden de Los Iluminados) y a una Orden de Los Illuminati, en diferentes versiones. Los ritos de las diversas OTO actuales suelen dedicar un grado a Los Illuminati.

En la Segunda Guerra Mundial, la OTO fue perseguida en los países fascistas o dominados por Hitler y padeció un acoso vergonzoso por parte de los nazis. Karl Germer , jefe de la OTO durante un tiempo, acabó torturado en un campo de concentración nazi y marchó a Estados Unidos, tras su liberación; supuso una nueva marcha de una Orden de Los Illuminati a la “tierra prometida”. Es curioso que la OTO más importante de la actualidad sea la OTO que desciende de K. Germer y tiene su central en New York.

Otras organizaciones descendientes o escindidas de la OTO de Germer son la OTO de Hermann Joseph Metzger , que tuvo su central en Stein (Suiza), la OTO de Kenneth Grant, la SOTO de Marcelo Ramos Motta , la OTOA de Krumm-Heller y Manuel Cabrera Lamparter y la SOTO de Gabriel López de Rojas , entre otras. Y todas ellas tienen vínculos con Los Illuminati a través de filiaciones iniciáticas o de grados de sus rituales paramasónicos y neotemplarios.

La Orden Illuminati

Con la OTO , la historia de Los Illuminati, no obstante, tampoco se detiene. En 1995, el destacado ocultista español Gabriel López de Rojas fundó la Orden Illuminati en Barcelona, España, en un país con una muy larga tradición antimasónica e inquisidora, donde el general Franco había cometido un genocidio contra los masones españoles de la Segunda República española, en el período que duró su dictadura fascista (1936-1975). La Orden Illuminati en seguida se destacó como la legítima sucesora de Los Illuminati de Baviera y Estados Unidos, por poseer una estructura y una filosofía muy similar a la de la Orden de Weishaupt, practicar los trece grados del Rito de Los Iluminados de Baviera y defender una filosofía republicana, anticlerical y libertaria. La relación de Los Illuminati españoles con servicios de inteligencia extranjeros, Los Illuminati de EE.UU. y, tal vez, el ex banquero Mario Conde , al igual que su credo republicano y libertario, provocaron la atención del servicio secreto español, el CESID. Es conocida la infiltración del CESID en las órdenes y sectas y el periodista Manuel Carballa l , en su libro “Los Expedientes Secretos del CESID” (Ed. Planeta, 2001), verificó el mencionado interés de La Casa (el CESID) por la Orden Illuminati al escribir: “En el año 2000, con mis relaciones con algunos funcionarios del CESID bien cimentadas, recibí la propuesta de alguno de dichos agentes de colaborar en la investigación que La Casa quería realizar en torno a ciertas sectas satánicas (sic) como la Orden Illuminati , que han mantenido relación con servicios secretos de otros países como el Mossad, el MI5 y otros. En realidad, el CESID ya había infiltrado agentes en Los Illuminati en 1996 con la misión de averiguar la relación de Mario Conde con la orden luciferina. Pero uno de los agentes terminó pasando información a la orden y la otra terminó pasando información al gran maestre de Los Illuminati, Gabriel López de Rojas”.

En junio de 1999, la Orden Illuminati , no obstante, no saltó a los medios de comunicación por estas investigaciones, sino a raíz de las detenciones de su fundador y Gran Maestre, Gabriel López de Rojas, y de los líderes de una OTO sucesora de la OTOA de Manuel Cabrera Lamparter, por unas presuntas amenazas y unas extrañas pintadas “satánicas” aparecidas en el Barrio gótico de Barcelona.

Las detenciones mencionadas y el saqueo que padecieron las logias de la Orden Illuminati y la OTO hicieron pensar a muchos periodistas e investigadores que se trataba de una persecución de agentes de la Iglesia católica y el OPUS DEI, infiltrados en la política, la justicia y la policía española. El tiempo demostró que todo había partido de unas quejas del Arzobispado de Barcelona del conservador Ricard Maria Carles , relacionado éste con un escabroso caso de tráfico de armas que investigó la justicia italiana, y del Grupo Sexto de la Brigada de Información de la Policía Nacional de Barcelona de aquellos años. El Ministro del Interior del Partido Popular, Jaime Mayor Oreja , a raíz de este caso y de otros similares del antiguo Grupo Sexto barcelonés, ordenó una investigación sobre los hechos expuestos y destituyó fulminantemente al jefe de la policía de Barcelona, Francisco Arrebola , y a los antiguos miembros del famoso Grupo Sexto, para dar paso a policías más profesionales.

Desde julio de 1999 hasta enero del 2001, conocidos líderes de la extrema derecha española también se vieron envueltos en ataques a la Orden Illuminati. El 27 de octubre del 2000, la sede de Barcelona de la Orden Illuminati sufrió un asalto neonazi. Y la policía y el juzgado de instrucción 24 de Barcelona interrogaron a Ernesto Milá , ex líder del PENS (Partido Español Nacional Socialista) y del Frente de la Juventud (una escisión de la Fuerza Nueva de Blas Piñar ), como principal sospechoso. Milá había sido condenado a dos años de cárcel en 1984, por el asalto y el incendio de la sede de la UCD de Barcelona, ocurrido en una manifestación del Frente de la Juventud en 1980. Exiliado en Francia, Milá fue acusado del atentado contra la Sinagoga de la calle Copérnico de París. Huido a Bolivia, participó en la dictadura de García Meza y Klaus Barbie en labores de inteligencia.

Desde que finalizó el caso de amenazas de la Orden Illuminati y la OTO , la primera ha continuado su ascenso y extensión, siendo ya la Orden paramasónica más importante y prestigiosa de Europa y Latinoamérica. En la actualidad, cuenta con afiliados en España, Francia, Portugal y diversos países de Latinoamérica y una gran infraestructura. Con Los Illuminati españoles, la historia de Los Illuminati ha quedado expuesta, a base de utilizar la seriedad y el rigor.

Podemos decir, a modo de conclusión, que nuestro objetivo de servir a la historia y la verdad ya ha sido cumplido.

Comentarios

Hola Antonio, primero debo

Hola Antonio, primero debo decir que leí Diario de un Skin y me pareces un investigador como la copa de un pino. Pero en el tema de iluminismo y francmasonería creo que trabajas fuentes secundarias (e incorrectas), tienes una opinión preconcebida, estas mal asesorado... o tienes un pie en alguna de estas sociedades.

Te recomiendo que si quieres saber más te leas por ejemplo el libro de Juri Lina "Architects of Deception" o que te infiltres en un grupo masónico. Claro que infiltrarte entre masones no es ni la centésima parte de complicado que infiltrarte en tribus urbanas de anarkas, skins o islamistas. En 5 años no pasarías del grado 5 de 33, y para estar en la verdadera masonería tienes que pasar del grado 30... si los masones dicen que tienen tantos años como el arquitecto del tempo como el Templo de Salomón y han durado hasta hoy moviendo los hilos tontos te aseguro que no son...

Un saludo